Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 




^y Año A 

(/ Segundo trimestre 

Lección 9| 



La ofrenda de la viuda pobre 



Referencias 

Lucas 21:1-4; Marcos 1 2:41 -44; El Deseado de todas las gentes, pp. 565-567. 

Versículo para memorizar 

"Dios ama al que da con alegría" (2 Corintios 9:7). 

Objetivos 
Los niños: 

Sabrán que ofrendar es un acto de adoración. 

Sentirán gozo cuando dan. 

Responderán dando voluntaria y gozosamente. 

Menssye 



Adoramos a Dios cuando damos alegremente. 



Breve introducción a la lección 



Resumen de la lección 

Un día en el templo, Jesús observaba 
las diferentes personas que depositaban 
sus ofrendas en la tesorería. Las personas 
ricas depositaban grandes cantidades de 
dinero, pero una viuda depositó disimu- 
ladamente dos pequeñas monedas de 
cobre. Jesús llamó a sus discípulos y les 
explicó que la viuda pobre había dado 
más que todos los otros. 

Esta lección es acerca de la 
adoración 



Jesús reconoció la ofrenda de la 
viuda, de dos pequeñas monedas de 
muy poco valor material, como un asom- 
broso acto de adoración. Ella dio todo lo 
que tenía en devoción a Dios. Nosotros, 
también adoramos a Dios con el bien 
que hacemos y con lo que damos. 

Para el maestro 

"No son las cosas grandes que todo 
ojo ve y que toda lengua alaba lo que 
Dios tiene por más precioso. Los peque- 
ños deberes cumplidos alegremente, los 



NUEVE 



Desarrollo del prog^rama 



SECCIÓN 

Bienvenida 



ACTIVIDADES 



MATERIALES NECESARIOS 



O 



Cuando Salude a los estudiantes en la Ninguno 

lleguen puerta; escuche sus gozos y 

preocupaciones 



Actividades 
preliminares 



A. Calcando monedas 



B. Cara o escudo 

C. Tesoro escondido 



Monedas de diferente valor, 
crayones o lápices de colores, papel 
tijeras (opcional) 
Una moneda para cada niño 
bolsa llena de monedas, bolsa con 
dos monedas, dos mapas de tesoro 



^y Oración 

y alabanza* 

^E^ Lección bíblica I 



Ver página 80. 

*En cualquier momento del programa 

se puede orar o alabar a Dios con un 

canto. 



Aplicación de la historia 



Vestidos tiempos bíblicos, monedas 
pequeñas de muchas denominacio- 
nes o canicas, caja para recoger 
ofrenda 



Estudio bíblico 



Versículo para memorizar 



Dos monedas, música para el ver- 
sículo para memorizar 



' Aplicando hasta 1 5 Mostrando amor 

la lección 



O 



Caja grande o costal, toalla para 
secar platos, zapato, juguete, ropa, 
cuchara o tenedor, regador o 
manguera, libro de cantos, cuadro 
de dos o más niños, muestra de 
alimento no perecedero 



Compartiendo hasta 1 5 Amando a Dios alegremente 

la lección 



pequeños donativos dados sin ostenta- 
ción, y que a los ojos humanos pueden 
parecer sin valor, se destacan con fre- 
cuencia más altamente a su vista. Un co- 
razón lleno de fe y de amor es más 
precioso para Dios que el don más cos- 
toso. La pobre viuda dio lo que necesi- 
taba para vivir al dar lo poco que dio. Se 
privó de alimento para entregar esas dos 
blancas a la causa que amaba. Y lo hizo 
con fe, creyendo que su Padre Celestial 
no pasaría por alto su gran necesidad. 



Fue este espíritu abnegado y esta fe in- 
fantil lo que mereció el elogio del 
Salvador" (El Deseado de todas las gentes, 
p. 567). 

¿Pueden los miembros de su clase 
decir que se da gozosamente a ellos? ¿Se 
ha negado a sí mismo para dar como la 
viuda lo hizo? Pídale a Dios que le dé 
valor para hacerlo. 

Decoración del salón 

Vea la lección n° 1 . 



LECCIÓN 9 



Pnognania 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a los estudiantes en la puerta. Pregúnteles cómo 
pasaron la semana, y cuáles fueron sus alegrías y preocupaciones. 
Anímelos a compartir las experiencias referentes a la lección estudiada 
en la semana. Comiencen con las actividades preliminares que usted eli- 
gió previamente. 

Actividades preliminares 

Seleccione las actividades preparatorias más apropiadas para su situación. 



Necesita: 


□ monedas 


de diferente 


valor 


□ crayones o 


lápices de 


colores 


□ papel 


□ tijeras (op- 


cional) 



A. Calcando monedas 

Muestre a los niños cómo calcar el rostro o imagen de una moneda. 
Coloque un pedazo de papel sobre una moneda y suavemente pase el lápiz o 
crayón sobre la superficie. Si desea, puede permitir que los niños recorten las 
monedas y las usen durante la actividad "Experimentando la historia". 

Para reflexionar 

Concédales tiempo para responder cuando pregunta: ¿Qué figuras mues- 
tran sus monedas? (Un rostro o efigie, fecha, etc.) ¿Es su dibujo una mo- 
neda verdadera? ¿Pueden llevarla a la tienda y usarla para comprar 
algo? No, el dueño de la tienda diría que su moneda no tiene valor. 
Nuestra historia bíblica para hoy nos cuenta de una mujer que dio 
una ofrenda muy pequeña. Algunas personas pensaron que eso no 
tenía valor, pero Jesús dijo que tenía un gran valor. Nuestra historia 
de hoy nos dirá por qué. Nuestro mensaje para hoy es: 

hDonmos A DIOS cuando damos alég/^emente. 

Repítanlo conmigo. 



Necesita: 

□ una mo- 
neda para 
cada niño 



B. Cara o escudo 

Dé a cada niño una moneda de poco valor y guarde una para usted. Lance 
su moneda y anuncie si es cara o escudo ("Cara" cuando la moneda cae con la 
cara o efigie para arriba; "escudo" cuando la figura del lado opuesto a la cara 
cae para arriba). Instruya a los niños cómo lanzar sus monedas y anunciar cara o 
escudo. Para este juego, sus monedas sólo tendrán valor cuando caigan igual 
que la suya. Aquellos cuyas monedas caen igual que la suya pueden continuar 
en el juego. Los demás deben sentarse. Continúe hasta que sólo quede un niño. 



LECCIÓN 9 



Para reflexionar 

Concédales tiempo para responder cuando pregunte: En este juego, ¿qué 
hacía que su moneda tuviera valor? (Cuando la moneda del maestro era 
igual que la mía.) ¿Cómo se sintieron cuando su moneda no tenía más 
valor para el juego? (Tristes, avergonzados, sin interés, etc.) Nuestra histo- 
ria bíblica para hoy es de una mujer que se sentía apenada con su 
ofrenda porque pensaba que no valía lo suficiente. Ella se sintió como 
los que salieron del juego. Pero Jesús dijo que lo que esta mujer había 
dado era muy valioso. La diferencia fue que ella dio su ofrenda ale- 
gremente. Y eso nos lleva al mensaje de hoy: 

hDonmos A DIOS cuando damos alég/^emente 

Repítanlo conmigo. 



C. Tesoro escondido 

Con anticipación esconda dos bolsas con monedas (tesoros) en alguna 
parte del salón, la iglesia, o los jardines. Divida la clase en dos equipos. Dé a 
cada equipo un mapa y las instrucciones para encontrar el tesoro y entregár- 
selo a usted. Asigne un adulto asistente para cada grupo. (Con grupos gran- 
des: esconda más tesoros, forme más de dos grupos buscadores.) 



Para reflexionar 

Concédales tiempo para responder cuando pregunte: ¿Cómo se sintie- 
ron al buscar un tesoro escondido? ¿Cómo se sintieron cuando lo 
encontraron? (Para un equipo, emocionados o felices. Para otro equipo, 
quizá desilusionados con el pequeño tesoro que había.) ¿Era un tesoro 
mejor que el otro? ¿Por qué? (Levante el costal con dos monedas aden- 
tro.) Jesús dijo que este tesoro era más valioso que este otro. Levante 
el costal con muchas monedas dentro de él. ¿Cómo es esto? La diferencia 
estaba en la manera de dar voluntaria y alegremente. Eso me hace 
pensar en nuestro mensaje de hoy: 

ADO;^AMOS A DIOS CUANDO DAMOS ALÉG/^EMENTE. 



Necesita: 

□ bolsa llena 
de mone- 
das 

□ bolsa con 
dos mone- 
das 




LECCIÓN 9 



® 



Lección bíblica 



Necesita: 

□ vestidos de 
tiempos bí- 
blicos 

□ muchas 
monedas 
de poco 
valor (o ca- 
nicas, etc. 
para repre- 
sentar mo- 
nedas) 

□ (opción: 
caja de la 
ofrenda) 



Aplicación de la historia 

Persontijes 

• varios hombres ricos 

• la viuda 

• Jesús (un adulto) 

• varios discípulos 

Con anticipación, vista a los niños 
con ropa de los tiempos bíblicos. Cubra 
con una toalla o pañoleta la cabeza de la 
niña que representará a la viuda. Dé bol- 
sas llenas de monedas a cada niño que 
representa a personas ricas. Dé a la viuda 
dos monedas pequeñas. Coloque en un 
lugar visible la caja de la ofrenda abierta. 
Prepare a los niños para actuar su parte 
en el momento apropiado. 

Lea o relate la historia. 

Un día jesús estaba sentado con sus 
discípulos en el templo, observando a las 
personas que traían sus ofrendas. Antigua- 
mente, la gente traía sus ofrendas al atrio 
del templo y lo vaciaban en unas cajas re- 
colectoras. 

Muchas personas ricas vivían en 
Jerusalén. Vivían en casas muy bonitas. 
Tenían ropas elegantes para vestir. 
Tenían comida en abundancia. Y después 
de haber pagado sus casas bonitas y su 
ropa elegante y buena comida, tomaban 
algo de lo que les sobraba y lo daban 
como ofrenda en el templo. Se vestían 
sus ropas finas para ir al templo porque 
sabían que allí habría más gente. 
Miraban a su alrededor para asegurarse 
que los estuvieran viendo. Entonces deja- 
ban caer sus monedas en la caja recolec- 
tora. (Prepare a los niños que representan 
a las personas ricas para que vacíen sus 
monedas, haciendo tanto escándalo como 
sea posible.) 

A los ricos les gustaba cuando sus 
monedas hacían mucho ruido. Les gus- 
taba que la gente volteara para ver cuán- 
tas monedas habían traído. Y entonces, 
sintiéndose muy bien con ellos mismos, 
volvían a su casa. Ellos esperaban que la 
gente estaría cuchicheando acerca de 
ellos, a sus espaldas: "¿Ven cuánta 



ofrenda ha traído? Seguramente porque 
es un hombre muy rico, y también, muy 
generoso". 

Jesús vio a esas personas que traían al 
templo tanta ofrenda. Y él sabía que 
ellos traían solamente lo que les sobraba 
después de haber conseguido todas las 
cosas que querían. Sabía que no estaban 
haciendo ningún sacrificio para dar. No 
se habían negado ni una sola cosa para 
poder traer una gran ofrenda. 

Entonces Jesús notó que una persona 
más se acercarba a la caja colectora: una 
mujer. Ella no estaba vestida con ropas 
finas. Su porte sencillo dejaba ver que 
era pobre, muy pobre. Su esposo había 
muerto y era viuda. Muchas veces se 
quedaba sin comer. Tampoco tenía para 
comprarse vestidos nuevos. 

La viuda esperó hasta que las perso- 
nas que traían mucha ofrenda se habían 
ido. Entonces, miró a su alrededor para 
ver que nadie la observaba. Estaba ape- 
nada por su ofrenda pequeña. Cuando 
se sintió segura de que nadie la veía, 
deslizó silenciosamente sus dos monedi- 
tas en la caja recolectora y se apresuró a 
salir. (Prepare la niña que representa a la 
viuda para que ponga las dos monedas si- 
lenciosamente y salga apresurada pasando 
frente al personaje que desempeña el papel 
de jesús.) 

Pero Jesús la había visto. La había 
visto deslizar silenciosamente las dos mo- 
nedas en la caja de la ofrenda. Y ella se 
había dado cuenta que él la miraba. 
Mientras salía, él dijo a sus discípulos, 
(que el adulto que está representando a 
jesús, diga esta parte): —Esta viuda pobre 
dio más que todos. Porque todos estos 
dan ofrenda de lo que les sobra, pero 
ella, en su pobreza dio todo el sustento 
que tenía. 

¡Todo lo que tenía para vivir! ¡Todo 
su dinero! Ella no tenía dinero para com- 
prar comida para esa noche. Pero no le 
importó. Cuando escuchó las palabras de 
Jesús, "lágrimas de gozo llenaron sus 
ojos al sentir que su acto era compren- 



LECCIÓN 9 



Necesita: 



dido y apreciado".* Ella amaba tanto a 
Dios que estaba feliz de dar cualquier 
cosa que tuviera como ofrenda. Aun 
cuando todo lo que poseía era muy in- 
significante, sólo un poco, poquito, 
menos que una: (mencione una moneda 
de poco valor) Jesús dijo que ella había 
dado más que todos los otros, porque lo 
había dado por amor a Dios. 

*£/ Deseado de todas las gentes, p. 566. 

Para reflexionar 

Concédales tiempo para responder 
cuando pregunta: ¿Quién trajo ofren- 
das al templo cuando Jesús estaba 
mirando? (Los ricos y una viuda 
pobre). ¿Por qué piensan que Jesús 
dijo que la viuda dio más que todos 
los otros? (Ella amaba a Dios tanto que 
le dio todo lo que tenía; ella dio de todo 
corazón, etc.) ¿Cómo piensan que se 
sintió la viuda cuando escuchó a 
Jesús decir que ella había dado más 
que todos los otros? ¿Por qué 
creen ustedes que la mujer puso 
todo su dinero en la caja de la 
ofrenda? (Porque amaba a Dios.) 
¿Cómo piensan que debemos sen- 
tirnos al ofrendar? ¿Recuerdan 
nuestro mensaje? Vamos a decirlo 
juntos: 

hDOHhhÁOS KDIOS CUANDO 

DAMOS aleg;^emente 



Estudio bíblico 

Abra su Biblia en Lucas 21 :1 al 

4. Señale el texto y diga: Aquí es 



donde nuestra historia de hoy se 
encuentra en la Biblia. 

Señale cada versículo mientras 
lee en voz alta. 

Para reflexionar 

Pregunte: ¿Qué pusieron los ricos 
en la caja de la ofrenda? ¿Qué dio 
la viuda de ofrenda? ¿Qué dijo 
Jesús de la ofrenda de ella? 
¿Cuánto dieron hoy de ofrenda de 
escuela sabática? ¿Recuerdan nues- 
tro mensaje? Vamos a decirlo jun- 
tos: 



hDonhms,h DIOS cuando 

DAMOS ALEG/^EMENTE. 




Necesita: 


Versículo para memori- 


zar 


□ dos mone- 


Abra su Biblia en 2 Corintios 9:7 


das 


y diga: Y aquí encontramos 


□ canto "Dios 


nuestro versículo para memori- 


ama al 


zar. Lea en voz alta el texto. "Dios 


dador feliz" 


ama al que da con alegría". 


(Alabanzas 


Luego enseñe el canto "Dios ama al 


infantiles, n° 


dador feliz" (Alabanzas infantiles, n° 


25) 


25). 





Cuando los niños hayan aprendido el 
canto, pídales que se sienten en un 
círculo. Mientras suena la música y todos 
cantan, pasen dos monedas de un ninno 
a otro. Cuando la música pare, el niño 
que entregó la moneda saldrá del cír- 
culo. Continúe hasta que sólo quede un 
niño. Luego, todos juntos repitan el ver- 
sículo para memorizar. 



LECCIÓN 9 



ORACIÓN Y ALABANZA 



Comunión 

Comente las alegrías o tristezas (gozos y problemas) de los niños tal como le conta- 
ron en la puerta (si es apropiado.) Dé una bienvenida afectuosa a las visitas y presénte- 
las por su nombre. Celebre los cumpleaños y eventos especiales. Repasen el versículo de 
la semana pasada. 
Cantos sugerentes 

"Dios ama al dador feliz" (Alabanzas infantiles, n" 25). 

"Traigo mi ofrenda" (Alabanzas infantiles, n° 26). 

"Alabemos al Señor" (Alabanzas infantiles, n° 2). 

"Los niños necesitan un salvador" (Alabanzas infantiles, n° 76). 
Misión 

Utilice la historia de Misión para niños. 
Ofrenda 

Diga: ¿Saben que Jesús nos da todas las cosas? Cuando traemos nuestras 
ofrendas a Jesús estamos devolviendo un poquito de lo que nos da. 
Oración 

Diga: Hay muchas formas de adorar a Dios. Lo adoramos cuando oramos, 
y cuando le decimos a Dios cuánto lo amamos y cuánto le agradecemos por 
todo lo que hace por nosotros. Pida a los niños que oren por peticiones o alabanzas 
específicas. 



*En cualquier parte durante el program; 










Aplicando la lección 



Necesita: 


□ bolsa 


□ toalla para secar 


platos 


□ juguete 


□ ropa 


□ cuchara o tene- 


dor 


□ regadera o man- 


guera 


□ libro de cantos 


□ cuadro de dos o 


mas niños 


□ una muestra de 


alimento no pe- 


recedero 



Mostrando amor 

Diga: La viuda dio todo su dinero 
como ofrenda. Pero dinero no es lo 
único que podemos dar a Dios para 
mostrarle que lo amamos. Podemos 
mostrarle nuestro amor a Dios con lo 
que hacemos y en la forma como tra- 
tamos a otras personas. Voy a invitar 
a un niño para que venga y saque un 
objeto de mi bolsa. Tiene que sacar 
lo primero que toque y mostrarlo a 
la clase. Luego tendrá que decir 
cómo puede usar ese objeto para 
mostrar a otros que ama a Dios. 

toalla para platos (ayudar con los 
platos y otras ta- 
reas) 



zapato (lustrar los zapatos para usar el 

sábado) 
juguete (compartirlos con otros o guar- 
darlos) 
ropa (regalar ropa a los que la necesi- 
tan, etc.) 
cuchara o tenedor (ayudar a poner la 

mesa o limpiarla) 
regadera (cuidar de las flores o el jar- 
dín) 
libro de canto (cantar alabanza a 

Dios) 
cuadro de niños (jugar alegremente, 
compartir, turnarse, 
etc. con los amigos o 
hermanos) 
alimento (Dar alimento a los que pue- 
den tener hambre) 



LECCIÓN 9 



Para reflexionar 

Pregunte: ¿Qué clase de regalos 
podemos dar además de dinero? 

(Obediencia, bondad, ayuda, no ser 
egoístas, etc.) ¿Cómo se sentirá Dios 
cuando le damos esta clase de re- 
galos? ¿Cómo quiere que se los 
demos? (Alegremente y sin quejarnos) 
¿Les gustaría que les diera un re- 
galo de esta manera? (Hable áspera- 
mente y entregue con tosquedad un 
libro de canto a un niño): —¡Toma, 



aquí está tu regalo! (Maga lo mismo 
con otro niño.) ¿Cómo se sentirían? 
(Tristes, molestos, como si realmente no 
se los quisieran dar.) ¡Así no es como 
Jesús nos da sus regalos! Así que re- 
cordemos: 

hDonmos KDios cuando 

DAMOS ALE&;^EMENTE 

Repítanlo conmigo. 



a 



Compartiendo la lección 



Amando a Dios 
alegremente 

Si hicieron las monedas de la Activi- 
dad preliminar A, pueden usarlas aquí. Si 
no, puede hacerlas ahora como se indica 
en dicha actividad, si prefiere no usar 
monedas reales. 

Dé a cada niño dos monedas de poco 
valor o las monedas que fabricó. Diga: 
Quiero que piensen en dos activida- 
des que pueden hacer esta semana 
para mostrarle a Dios cuánto lo 
aman. Cuando hagan esas activida- 
des, quiero que le den una de estas 
monedas a alguien y le cuenten la 
historia de la viuda y de las dos pe- 
queñas monedas que dio como 
ofrenda. Luego díganle a esa per- 
sona que también dan una ofrenda 



a Dios con lo que hacen. Hagan Necesíta: 
eso dos veces esta semana, una 

por cada moneda. Y recuerden: □ dos mone- 
¡háganlo con alegría! das del 

mismo 
Para reflexionar valor para 

Diga: ¿Cómo le mostramos a cada niño o 
Dios que lo amamos? (Con lo las mone- 

que hacemos). ¿Sólo el dinero es das fabrica- 
ofrenda? (No, una ofrenda puede das en la 
ser cualquier cosa que le damos a actividad A 

Dios.) ¿Cómo quiere Dios que de 

demos nuestras ofrendas? "Activida- 

(Voluntariamente y con alegría) des prelimi- 

Vamos a decir nuestro mensaje nares 

otra vez: 



ADO;^AMOS A^DIOS CUANDO 
DAMOS ALEGREMENTE. 



Clausura 

Recuerde que una ofrenda es algo que damos a Dios. Puede 
ser dinero, pero también puede ser mostrar amabilidad, ayudar a 
los demás, etc. Ore para que den sus ofrendas de bondad, 
ayuda, o dinero alegremente y porque aman a Jesús.